8 de septiembre de 2013

#164

Quizás cuentes vuestra historia y suene un poco surrealista. Puede que parezca tonto entender que puedes querer a alguien de ese modo sin apenas poderle ver. Puede que por muy ilusionada que te vean , la gente crea que es una mentira puesto que lo monótono  es ver cada día a esa persona. Ahora párate a pensar y dime: ¿alguna vez has querido algo monótono y aburrido?
 Siempre has sido aquella chica que iba a aquel bar de la esquina y se pedía un café, le echaba el azúcar y lo removía viendo cómo se esparcía formando formas que nunca imaginó ver. Siempre has sido aquella que cuando se sentía agotada salió corriendo por la puerta, sin necesidad de compañía, con la única  idea en la cabeza de sentir la brisa golpear sus mejillas, borrar todos los pensamientos de su mente y correr... correr hasta caer rendida en el suelo, hasta darte cuenta de que la vida es una carrera en que tú decides cuando parar y cuando acelerar. Días tranquilos, amaneceres suaves, noches de desenfreno y atardeceres de besos. Siempre has sido la chica que jugaba a soñar pero no como las demás, no te gustaba dormir para soñar porque odiabas cuando te despertabas y no sabías el final de tus sueños y por eso preferías quedarte en la cama, mirar el techo y cerrar los ojos mientras escuchabas canción a canción aquel repertorio que ahora forma parte de la banda sonora de tu vida. Fuiste aquella chica dispuesta a luchar y a sonreír para que los demás no notasen que estabas rota en mil pedazos, arriesgaste hasta el final después de luchar contra monstruos enormes, gigantes horribles y dragones que aunque no escupían fuego escupían palabras que dolían más que cualquier quemadura. Fuiste esa chica orgullosa dispuesta a comerte el orgullo para solucionar los problemas que tenías con la gente que te importaba. Fuiste la niña tonta que sonreía al pensar que los cuentos de los que te hablaban existían y también la niña valiente que fue capaz de admitir que no existían tal y como te los habían contado aunque eso no significase para tí que para cada persona no haya una historia de amor que te haga sentir y vivir una historia de esas que nunca se olvidan, épicas, de esas que se quedan grabadas a fuego en tu corazón y perduran para siempre. Fuiste aquella chica que lo apostó todo a cambio de nada, la que no se dejó vencer por sus miedos y luchó en cada batalla.
                      ¿De verdad crees que tu relación debe ser como las demás?









Llueve barbaridades y aún así si lo contases ...te darías cuenta de que yo te quiero mucho más que la suma de cada gota que cae


No hay comentarios: