7 de noviembre de 2011

Cada día muestro una sonrisa diferente.Quizás ya sea costumbre, mis ojos ya no muestran la realidad.Ya nadie sabe que es lo que  de verdad siento, mi alma se muestra vacía. Esta vez nada tiene sentido. Soy valiente yo no lloro, o eso es lo que intento meterme en la cabeza...Pero en realidad, una voz se apodera de mi mente, diciéndome que los valientes son los que lloran sin más. Y de repente, miles de momentos se apoderan de mi mente, cada vez siento más ganas de llorar, y sin poderlo evitar, las lágrimas acuden a mis ojos. El maquillaje que intentaba tapar cada rastro de tristeza en mi rostro, recorre mis mejillas corriéndose al estar en contacto con mi piel.... Mis lágrimas recorren cada milímetro de mis mejillas, y no las puedo controlar. Me acuesto encima de mi cama, abrazo la almohada....y cierro los ojos con fuerza...me dejo llevar, allí, acostada, sin más.

No hay comentarios: