22 de mayo de 2012



La vida. Cara o cruz. Piedra, papel o tijera. Un juego de azar. Una postal. Un juego lleno de trenes que corren a toda velocidad por diversas vías, que dirigen tu vida a situaciones sorprendentes. Y mientras tu destino escribe tu propia historia, ahí estas tu. Tú y tus ojos vendados, sin saber las repercusiones que tendrán tus decisiones. Te dejas llevar como cuando tenias cinco años y te balanceabas en aquel columpio con el que soñabas alcanzar el cielo, y llegar al infinito.
O cuando estabas montada en la moto de aquel chico que durante años habías estado locamente enamorada de él, y te abrazas a él, sintiéndote libre, mientras sientes como tu pelo se agita y el viento golpea tus mejillas.
Y es ahí cuando te das cuenta de que has crecido, que aquellos minúsculos ojos traviesos han cambiado por los azabache con ganas de ilusionarse y enamorarse. Que la vida ya no es un juego basado en construir un castillo de arena e imaginarte una vida allí. Si no que la vida es mucho más que eso. Es un río de lágrimas, y un cielo de alegrías. Un cuadro lleno de tonalidades, en el que lo importante es vivir minuto a minuto.

No hay comentarios: