18 de enero de 2014

Sigo buscando un rincón en tu cuerpo donde apoyar mi cabeza y quedarme allí. Quieta. Y el sonido de tu risa acompañado de la sonrisa más bella del planeta. Los labios fruncidos, las mejillas sonrosadas. Brillo en tus ojos que me diga un "no te vayas". Una caricia prohibida y un susurro de afonía. Un momento que me deje absorta de tanto silencio. Una lágrima derramada y unos labios en forma de puerto donde desemboque todo el mar que llevo dentro. La máscara de hierro ,que evita que susurre lo que siento, que se esfume como el humo de un cigarro en el aire. Tus brazos rodeando mi cintura y el mundo invertido. La tipa dura se esfumó como una gota de lluvia en mitad de un océano. Sonrisas débiles en mi rostro. Miradas que esconden miles de sentimientos y deseos. Y un beso que muestre el crepúsculo más bonito que jamás se haya visto.


 "No hay camino, montaña, ni planeta que me haga sentir lejos de ti"



En un mundo de iguales. Tú y yo ,tan diferentes. Dos locos que buscan una boca en la que encajar.

No hay comentarios: