23 de enero de 2014

¿Sabes? Yo nunca he creído en la felicidad. Siempre me he parado a pensar que a qué se referían con ser feliz. Feliz. Quizás hablaban de felicidad al disfrutar de ese momento en el que estás en tu sillón, con una taza de café entre las manos y en la radio suena tu película favorita. O quizás cuando una persona hace aquello que de verdad quiere. Sinceramente no lo sabía. No sabía qué era la felicidad. ¿Ahora? Ahora sé que la felicidad es despertarme cada mañana y enviarte un mensaje dándote los buenos días y recibir un "buenos días, mi vida". Felicidad es estar en el sofá de mi casa mirando cualquier película y estar hablando con él. Felicidad es ver aquella frase..."un republicano enamorado de una princesa" o simplemente cuando alguien me pregunta qué es eso de "taytatle". Misterios. Misterios de la vida que sólo tú y yo conocemos. Misterios que nos pertenecen. 
Felicidad es poder pasar cada día contigo porque sinceramente cada día supera con creces al anterior.
¿Sabes qué? Hoy he estado mirando el crepúsculo y no he podido dejar de desear tenerte

No hay comentarios: