20 de junio de 2012

Las palabras están llenas de falsedad o de arte; la mirada es el lenguaje del corazón.


Llueve, y tu no estas aquí.Tus promesas no significaron nada, solo un montón de palabras esfumadas en el aire...Palabras incoherentes para engañarme, porque lo prometiste.Prometiste que no debía de tener miedo a las tormentas, que tú estarías a mi lado, abrazándome para que no tuviese miedo, y para que luego, juntos pudiesemos observar que aquel dicho "después de la tormenta llega la calma"es totalmente cierto.Lo prometiste, y creí que eras un chico de palabra, que nunca me mentirías.Y yo tonta, la primera en la frente.Has sido el primero que me ha dejado frente a mis miedos, frente a lo que más odio. Según tu, así es la única forma de hacerme fuerte.Según yo, así es como cumples tus promesas, no debiste decir te amoporque de esas palabras...tu no entiendes nada.Pero déjame decirte, que aquí el idiota no eres tu, la idiota soy yo, por seguir totalmente enamorada de ti, aún.


2 comentarios:

Pedro Tello dijo...

-¿Y cuanto es para siempre?
-A veces puede ser sólo un instante.

O como diría el mismo Shakespeare:
las cartas muestran nuestro destino, pero nosotros somos los que jugamos.

y decir un "te amo" creo que es de las palabras q mas cuudado les debemos de poner.
Saben... cuando estaba con alguien q aún amo (pero q ya no necesito) varias veces despues de hacer el amor apagaba las luces, cerraba las cosrtinas, tomaba su mano y la recargaba en mi pecho y le decía : ojalá y pudieras sentir lo q yo por ti aquí adentro, así nunca tendrías calor por la fuerza de lo q siento, llorarias cada vez q te vas sabiendo cuanto te extraño y cumplirías tu promesa de "juntos por siempre" porque sabrías. cuanto te amo... hoy ya mo está aquí. mas.

Forever Young. dijo...

Sabe... Pedro, en realidad tiene razón. Depende de como se entienda la vida. La vida está llena de momentos imborrables, únicos e irrepetibles . Instantes que marcan, que te hacen soñar y que te hacen ser feliz. Así que depende de a lo que se llame para siempre... ¿Acaso ese amor no era verdadero en aquel instante?